Y que una nube/de tu memoria/me borre a mi

Goblin: The Lonely and Great God (también: Guardian:The Lonely and Great God; The Lonely, Shining Goblin, Goblin: el dios solitario y grande): Mira que me decía mi sensei, “apúntate a esta serie que te va a gustar, que está muy bien hecha, que es muy divertida, que sigue siendo pionera y ha marcado muchas series posteriores…”. Yo veía el poster y pensaba qué diablos, esto tiene pinta de culebrón a lo Dinastía, con esos pijos sentados en sillones y leonas peleándose entre ellas… Definitivamente, los posters de los k-dramas pueden despistar muchísimo sobre su contenido. Hasta que mi sensei no me dijo que el asunto incluía un goblin enamorado y una parca amnésica, no me llamó la atención. Pues efectivamente, enganchada con el primer episodio, que bien me conoce María… lo cual, dado que es un drama romántico en su estructura más pura y que el género por sí mismo no me interesa, dice mucho de su calidad y de los otros géneros con que se adereza para dar un plato complejo y llamativo. Los actores excelentes, el guion divertido y bien llevado, humor a toneladas, técnicamente impecable, fotografía…ayyy que me derritooooooo.

La BSO larga, bien elegida y mejor colocada, merece la pena bajársela y ponerla en el móvil para oírla mientras sufrimos el dichoso transporte público.

Despojado de sus elementos fantásticos, se queda en la relación de una menor de edad con un sugardaddy al que lleva de cabeza (varias veces se deja caer esta evaluación en los diálogos, y el guion esquiva con largas cambiadas los conflictos de diferencia de edad para el revolcón) y la de un infeliz con graves problemas en sus relaciones sociales con el resto del mundo, y que ambos a pesar de ser unos supuestos venerables tienen reacciones de adolescentes pajilleros. Si eres capaz de superar el WTF? que te sale del alma visto sus comportamientos, la verdad es que te ríes mucho con las interacciones.

En el folklore, un goblin es un ser mitológico europeo del grupo de los duendes. El equivalente coreano serían los dokkaebi, que desde luego son mucho mas feos y elementales que este elegante semidios. Y desde luego no habitan una casa salida de Maisons du Monde, ni tienen una cuenta corriente para tumbar un banco, ni entran y salen por los portales para echar un ojo a su hotelito de Quebec, ni leen poesia, ni…(nota: el rojo del libro se continúa con esas flores del fondo que se distribuyen en un arco, como si un chorro de poesía surgiera de las páginas. Que bonicoooooo)

Que no te digan que los actores orientales son “poco expresivos”, que no es así. Que a este señor se le “lee” hasta metido en un saco de arpillera. En Kimchiwood, Gong Yoo está en el Top Ten. No me extraña… lo mismo hace de superagente norcoreano. que de miembro de la resistencia, que huye de los zombies desatados (y se hace autocita llena de humor en la escena de la cita en el cine), que remata en canasta con la comedia romántica…

Los tres caballeretes desayunando

Personaje delicioso, la Parca o Grim Reaper desmemoriado (y vegetariano), enganchado a las telenovelas más lacrimógenas, haciendo el canelo enamorado como un ceporro de la pelirroja, y metiéndose en el mundo de los humanos a golpe de corazón. Interpretado por el actor como un adulto con Asperger, incapaz de expresar sus sentimientos (que los tiene, vaya si los tiene), se le coge un cariñico…

Un poco como los chicos de Big Bang Theory, tantos siglos rodando por el mundo y aun no han salido del patio del colegio emocional

A este actor (Lee Dong Wook) lo he visto en otros papeles mas adelante, y el tipo es versátil y lleno de recursos. Que la primera vez lo descubriera con esta impasibilidad (hipomimia) de Buster Keaton alimentando una locomotora me chocó; pensaba yo: será como los (malos) actores españoles y americanos, que solo saben poner cara de palo/cara de espanto, y con eso resuelven todo. Pues no, si aquí no mueve mas que una ceja (y una solo) es por su construcción del personaje. Aun así, se le entiende todo.

Los tres muñecos representan tres goblins distintos. Yo, con el del caracolillo a lo Estrellita Castro me conformo

Suelo fijarme mucho mas en los actores masculinos, pero en esta serie la actriz Kim Go Eun está fenomenal. Lo mismo te la crees como adolescente chisporroteante que de adulta melancólica. Al retortillo lleva a los dos caballeros la chavala. Encima es, incluso de jovencita, una currante que es capaz de mantenerse solita, y sólo se mete de inquilina en casa del goblin pagando su renta y colaborando en las tareas de casa

Versión 1: uniforme laboral cortesía de la empresa
Versión 2: el “tío que tiene alquilado el cuarto al fondo del pasillo” relajándose tras un día de mucha faena

El vestuario de los chicos, pues será muy Gagngam style, pero jopes que gayer es a veces (el goblin tiene dos rebequitas de angora, una en malva y otra verde esmeralda, que teeeeela marinera) . Y cuando la Parca se pone el uniforme estoy de acuerdo con la pelirroja, es para pillarle el sombrerito y meterlo en la freidora

Anda que el modelito del sobrino… eso si, yo por ese escritorio MA-TO

Es divertido también que las chicas se pegan toooodo el tiempo diciendo ay que guapos, ay que sexys ay que cool... hombre, cool la parca, que para eso es la Muerte, y cuando se cabrea congela todo alrededor (¡pobre vajilla Luis XIV!). Guapito es el chaval-mayordomo, mucho más salado y cálido, con su obsesión por conseguir la tarjeta de crédito y su desparpajo. Los dos adultos lo que son es muy atractivos, eso sí, pero sólo si eres capaz de ver toda su historia completa incluyendo sus motivaciones y razones ocultas, porque así de primeras toparse con el goblin superborde y la parca rara de narices…una mujer medianamente espabilada se los encuentra y sale huyendo de semejante par de aparentes tarados. Si no es porque las chicas son también “especiales” (una, la “novia del goblin”, la otra tiene asuntos pendientes con ambos), al segundo estufido sale por patas, que tontas no son. Luego si, luego ambos son unos cielotes, mas majos que paqué, pero menudo estreno tienen los dos. Y nos regalan escenas de esas que las almas sensibles exclamamos “Ohhhh Ahhhhh, que ricossss”, y se nos caen las babitas de gustirrinín. Si nuestros adjuntos en el sofá nos miran por el rabillo del ojo secarnos las lagrimitas, gruñen un poquito pero seguro que pueden soportarlo, porque enseguida vienen golpes de humor y no poco bromance (ese género que ensalza la amistad y el amor filiar entre amigos y hermanos). Cuanto más tiernos y delicados son estos caballeros, más viriles y masculinos nos resultan. Porque un personaje varonil “positivo” que llora en un k-drama no lo hace por frivolidad ni para chantajear emocionalmente a otro, sino porque no tiene el tabú occidental (y sobre todo puritano) de que los hombres machotes no lloran. Pues este par de machos alfa (que lo son) lloran, hacen la colada, cocinan al alimón, cuidan de los suyos y lo que haga falta (babas, babas, mas babas… por favor, que alguien me alcance el babero de calçots que me estoy poniendo perdida la camiseta).

Imagen icónica resuelta con juegos de luces, máquina de niebla y bonita composición. La primera vez los chicos hacen de rescatadores, la segunda… van mucho mas relajados

 Como de costumbre, la maleta ética hace alabanza de la amistad y la defensa de los amigos (aceptar el castigo si te has revuelto contra las normas, pero no dejar de rebelarte para proteger a los tuyos), el sacrificio incluso de la propia vida por un bien mayor (mientras que el suicidio es un gravísimo pecado), la constancia en el esfuerzo, aceptar el dolor como parte de la memoria y la propia historia (somos memoria, para bien o para mal, y es el dolor lo que nos hace avanzar y superarnos, y si es posible arrepentirnos)…

Durante todo el drama, la paleta de colores juega en gamas frías, pero usa el rojo para equilibrar y destacar (aquí nos lleva la mirada a una figura pequeña que podía perderse entre el mar y la ropa neutra; el pelo de ambos y su ropa oscura nos señalan donde está su cuerpo). Cuando la paleta es cálida (como las escenas en el parque canadiense), el rojo es parte de la gama pero aun así llama nuestra atención por la cuidadosa colocación de elementos en grises azulados oscuros que lo hacen destacar. Una bufanda roja que es un icono lleno de significado

Toda la fotografía del drama es una maravilla. Y no lo digo por el desparrame de imágenes de las que ahora arrasan en Instagram, con filtros y reflejos y tal, sino por la cuidadosísima construcción de las escenas, con paletas de colores muy estudiadas, control de las focales, filtro niebla aquí y allá… en su justa medida, cada recurso contribuye a disfrutarlo.

Para elegir la foto del análisis, he tenido que rascarme la cabeza y al final he elegido la “menos romántica”. El sobrino revoltoso (y con mas enjundia de lo que aparenta) y el avatar sexy de Samsin Halmoni, diosa protectora del parto y de los niños (y que como el diablo, viste de Prada). Construida sobre un horizonte inclinado, todo se resuelve en patrones rectilíneos, colocados en un diseño de líneas en fuga desde un punto central con dos personajes que se contraponen no solo en los dos lados de la imagen sino en sus actitudes (uno va, otro viene) y sus aspectos (hombre/mujer, rojo/azul). El personaje masculino se “camufla” en los tonos azules y grises del entorno, mientras que la mujer destaca (otra vez el rojo como una sirena en la niebla). Podría ser una portada de Vogue o Elle “a lo divino”

Publicado por directoraymas

Apasionada por la fotografía. Mas de 40 años viendo cine de todo tipo y últimamente decidida a hacer sus incursiones en el asunto. Viajera siempre que puede, pudo y podrá. En la mesa lo mismo puede haber una tortilla de patatas que un wok de verduras o una selección de mezzes... Con semejantes antecedentes, solo podía organizar un blog ecléctico entre la curiosidad y el desparpajo

Participa en la conversación

4 comentarios

  1. Fabulosa, como siempre. Y gracias por la dedicatoria, ays que contenta que te gusten mis recomendaciones. Y aún me falta una, si es que has llegado a ver el final, que no sé. Ahora que dices lo de los posters, igual es por eso que mi hermana se piensa que las coreanas son todo culebrones (que no todos lo son, que hay algunas que tienen una pizca de todo, para que gusten a todos, que cuente la audiencia).

    Me gusta

    1. me quedan por delante especiales nuestro zorro, nuestro black… intento alternar los temas, los paises y el que sean pelis o dramas. Y cada vez me gusta mas y mas el noir que hacen por allí, de culebrón nada

      Me gusta

  2. A que me pone los vestidos que llevan? Eso si, el protagonista del ademan impasible , tanto elgoblin como la parca se lo curran hasta dan ganas de darle de porrazos ante la total falta de atención sentimental hacia sus parejas (personajes) aunque al final se endereza el camino, pero les cuesta…síntoma que el mundo coreano y el asiático en general rehuyen del contacto fisico salvo para el combate cuerpo a cuerpo haciendo gala de sus destrezas marciales. Es buena, y divertida cuando le pillas el truco. Que la disfruten.

    Me gusta

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: