Que pachuchos estamos todos

The Flu (Gamgi): Pues que como os dije, a pesar de la vacuna y tal pillé una gripe asilvestrada, y hasta hoy no tenia energía para ponerme delante del ordenador. Justito me venía para arrastrarme por la casa cof cof, otro paracetamol. Por obvias razones, pues, la película que me venia a la cabeza era esta producción coreana que, cuando la estrenaron en el 2013, la gente se reía diciendo hala que esageraos, esas cosas ya no pasan… En las navidades de 2019 empezamos con el Covid en China, y en 2020 nos encerraron en casa. O sea, vaya si pasó. Y menos mal que el dichoso Covid era un virus muchísimo menos agresivo que sus parientes y antecesores MERS y SARS, que asomaron la patita y de manera cuasimilagrosa se frenaron solos. A la tercera, no hubo milagro.

“Haber espabilao, que preavisos ya habéis tenido un rato, esta vez vais a llevaron el fostión con toda la palma abierta”, debió pensar el Wangliang (demonio o espíritu) encargado de soplar la miasma. Imagen: HydnRomero. Devianart

Así que con el sustillo de la gripe aviar coleando, a los productores de esta película se les ocurrió montar un guión con el “que pasaría si…” con el recuerdo del Influenzavirus A subtipo H5N1 en el caletre. O sea, que pasaría si por una serie de catastróficas desdichas -que los epidemiólogos se cansaban y se cansan de predecir como “no-tan-raras”- un virus respiratorio jacarandoso mutara y se escapara en una población de alta densidad y baja prevención. Venga, escena de apretura…intentamos meter de contrabando a un puñado de inmigrantes filipinos medio pachuchos y dejamos que revienten,

Como esto no pasaría nunca jamas de los jamases en la vida real… Imagen: elmundo.es

Bueno, pues esta vez en la película se dan las condiciones perfectas para la mutación en un contenedor, y se nos escapa dando con los talones en el trasero uno de los ilegales con el virus mutado metido en la nariz. Hala, ya está liada. El pobre filipino tosedor contagia a uno de los mafiosetes encargados del traslado, estos van distribuyendo la miasma por todo Seul, y para cuando no llevamos ni diez minutos de película tenemos una bonita exposición de una pirámide de Fibonacci. Si, porque los virus respiratorios son TREMENDAMENTE CONTAGIOSOS, y como los habitantes de las ciudades interactuamos cientos de veces a la hora, para cuando el enfermo fallece (a las dos semanas) los contactos que pueden haberla pillado se han acumulado y a su vez cvonvertido en nuevos dispersores. Esto se mos va de las manos totalmente

La escena de la farmacia es un ejemplo gráfico de la cómo se dispersa un germen por culpa de las toses.

Y por si fuera poco, cuando el mafioso tosedor se pone aun peor y va al hospital, el hermano monta un pifostio y se lleva por delante las posibles medidas de seguridad y control de la aun desconocida enfermedad. Entre los sanitarios y enfermos expuestos en el hospital, las ratas que han estado comiéndose a los muertos en el contenedor y el pobre filipino escondiéndose en las calles (es el que menos problemas de contagio ha dado, curiosamente) ahora si, ahora ya tenemos en marcha una pandemia explosiva. Bueno, pues metemos en el guión un bombero heroico, médicos abnegados, la mafia con un pie en cada lado, la niña con la cura milagrosa, los militares dando puñetazos, los políticos engorrinando todo, los americanos dispuestos a dejar Seul como una tabla rasa (claro, los muertos no van a ser suyos…), multitudes enfurecidas y aterrorizadas… y tenemos un cine de catástrofes con la excusa médica. Atjó, atjó

Asaltando los supermercados… otra cosa que solo sale en las películas… oh, wait…

No voy a decir que sea una gran película, ni mucho menos. Tarde de domingo y palomitas, con actores eficaces (a pesar de que sus personajes sean infumables, como la madre y la niña) y visualmente impactante. Ya le vale, no pedimos más. Podemos hacer comparaciones con lo que ocurrió durante el encierro, que afortunadamente la gente aguantó con mansedumbre, y cruzar los dedos para que algo, algo, hayamos aprendido. No se… a tener siempre en casa una mínima reserva de alimentos y energía… a ponernos la mascarilla si tosemos… a no fiarnos de los políticos en ninguna circunstancia…

La que se ha liado…

De los actores… algo habrá que decir… Jang Hyuk, el heroico bombero… mmmmmm lo vimos dando espadazos en otra película. A Soo Rae la han apodado «la reina de las lágrimas», y en esta corre mucho y sufre mucho. Yu Hae-Jin, ese feo característico… ah si, lo reconocemos de barrendero espacial y de policía en tratos con su colega norcoreano. En cuanto a Ma Dong-Seok.. que os puedo contar de nuestro Bud Spencer con kimchi… Sea como dios del hogar, sea como mafioso, sea como poli, se come la pantalla cuando asoma mirado de refilón

Imagen: BBCNews

Igual es que con la película los coreanos si que habian aprendido algo, porque la incidencia del Covid en Corea del Sur fue relativamente baja y aun menor la mortalidad del virus. Acojonados esta siempre, continuamente, porque al tener tanta frontera con China y la conocida permeabilidad de sus costas a entradas y salidad ilegales cortesía de los grupos mafiosos y criminales, por ahi les entra de frente cualquier cosa que brote en China y que los poderes fácticos censuren para evitarse problemas. Algunas lecciones que si han aprendido es que ser demasiado agresivo hasta entrometerse en la intimidad de las personas es hasta contraproducente (allí les obligaron a ponerse la app en el movil de «ojo, infectado», aqui no se la pusieron ni 200 personas), y que despues de tanto encierro la gente acaba fatal de lo suyo de antes (diabetes, obesidad, enfermedades cardiovasculares…). Que lo mejor es la deteccion precoz y el aislamiento de los infectados. Y que como seguro que estallan pandemias tanto o mas tremebundas en el futuro, mejor estar atentos

Una secuencia de planos clásica: el abnegado bombero está buscando a la niña-milagro por los infiernos. El plano anterior muestra la cara del tipo cuando llega a las escaleras del estadio, y el horror reflejado en su cara nos anticipa ya el espanto que vamos a vera continuación. Una imagen creada por ordenador y mucho curro del departamento de atrezzo con maqueta (seguro, eso no se graba asi sin mas), que como queremos verla detallada se deja todo el plano enfocado entre la silueta humana (ya sabemos quien es, podemos dejarle sin detalle y hqasta un poquito borroso) y el fondo. Que se aprecie en una segunda mirada que es exactamente lo que hay amontonado y que está ardiendo. El chorreton gore, y luego bajará la cámara para explicarlo aun mas. Aqui lo importante es iluminar los bultos (las llamas podemos dejarlas sobreexpuestas) y el humo traslúcido
Ahem, ya don Jerónimo…

Publicado por directoraymas

Apasionada por la fotografía. Mas de 40 años viendo cine de todo tipo y últimamente decidida a hacer sus incursiones en el asunto. Viajera siempre que puede, pudo y podrá. En la mesa lo mismo puede haber una tortilla de patatas que un wok de verduras o una selección de mezzes... Con semejantes antecedentes, solo podía organizar un blog ecléctico entre la curiosidad y el desparpajo

Únete a la conversación

1 comentario

  1. Pues si peli de catástrofes para pasar la tarde, entretenida, se deja ver hasta la mitad que más o menos realiza una descripción de lo que es una pandemia viral respiratoria y que nos retrotrae a la gripe de 1918, de su evolución logarítmica y de lo que es capaz de hacer el ser humano en esas circunstancias, lo dicho, para pasar el rato

    Me gusta

Dejar un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: