Atrápame si puedes

Inspector Koo (Inspector Koo Kyung Yi , Inspector Koo Kyeong Yi , A Wonderful Sight , Sightseeing , Gyeongiroun Gugyeongi, Wonderful Watch): Hay tantas, tantísimas producciones, novelas, comics, animes, seriales y otras hierbas de género policiaco, que se hace difícil poder encontrar algo original. Generalmente, las historias de “detectives estrella” se basan en perfiles 2.0 de prototipos ya creados. No sé cuántas veces hemos visto aggiornamientos de Sherlock Holmes, los herederos espúreos de Poirot salen al escardar, los caballeros del cine negro se empiezan a parecer entre si aunque su versión del Bloody Mary sea muy literal, y las damas también se han metido en faena. Así que quizás podríamos encontrar la referencia más directa del torpe aliño indumentario de nuestra protagonista en el carrasposo Colombo, aquel experto en poner de los nervios a los sospechosos y destrozar estéticas con su gabardina y su ojo divergente. Porque la inspectora Koo viste como si hubiera escarbado en los descartes del ropero de Cáritas, está en malas relaciones con la higiene personal y también mira de refilón a los interrogados arrugando la nariz, aunque no tenga el ojo de cristal del americano. Aviso a navegantes: esta es una serie de corte “dark comedy”, con mucho humor negro, abundantes elementos de sátira y rechifla morbosa bien esparcida. De vez en cuando caen chistes escatológicos, que parece que en Corea no pueden hacer una comedia popular sin meter un poco del tema cacaculopedopis. Por si acaso, os recomiendo que os veáis del tirón los 12 capítulos, porque las vueltas y revueltas del guión, las sorpresas, los flashbacks y justificaciones de los personajes (con razones a veces muy egoístas para actuaciones muy generosas), las sorpresas, los huevos de pascua… se suceden continuamente. Como esperéis mucho tiempo entre episodio y episodio, perderéis el hilo.

Dentro del grupo de “duelo de mentes”, son muy habituales las historias en las cuales el detective (o policía) y el criminal juegan al gato y al ratón. A veces el poli caza al malo, a veces el malo caza al poli. Puede que el criminal se escurra burlón, y puede que sea el investigador el que tenga que esquivar las balas o salir de la trampa letal. Esta vez el jueguecito está pasado por un estilo hard-boiled, y el villano (la villana) es totalmente maquiavélico y totalmente hipnótico. Y cómo no vamos a disfrutar de la cacería al otro lado de la pantalla…Le perdonamos que de vez en cuando se pasen por el sobaco del guión cosas inverosímiles. La exageración es molesta, pero enseguida se pasa, ea ea, respirad, respirad…

Esta es una serie de mujeres: los personajes femeninos llevan toda la acción y desarrollo, y los caballeros son el complemento necesario. Como corderitos los llevan de la correa. Y sin hacer un puchero ni usar sus «armas de mujer». Son duras, son fuertes, son inteligentes y van a por todas

La susodicha inspectora manda, y manda mucho, en el equipo de los “buenos”: anteriormente una policía de buen olfato y sabueso tozudo olisqueando las pistas, que no aflojaba el pedal ni siquiera cuando su marido fue el sospechoso de un asesinato. Tanto rigor acabó por esquiciar al hombre, que acabó suicidándose. O no. Porque era culpable. O no.

Que bueno, resulta que ella ahora está viuda, lleva los tornillos mas aflojados que los dientes de una calavera y pasa las horas y los días jugando online, plimplando alcohol y rascándose las greñas. La única conexión con el mundo exterior es la jefa de un grupo de investigadores de seguros, que recluta a la huraña ogresa para investigar fraudes a su empresa. Aparte de llevar con mano de hierro a su equipo (condenado a las tinieblas de un despacho mugroso en los sótanos por sus malos resultados), tiene que sobornar, engatusar, chantajear, abroncar, convencer y seducir a la inspectora para que investigue en sus casos como consultora externa. Hasta le convence de reclutar a un ayudante para que haga de chacha de la descuidada y semialcoholizada viuda. No os destripo mas el guión, que lo divertido es seguir los meneos

El dulce y misterioso Santa, que solo le falta la cofia en la cabeza y responder “¡señoriiiiiiiiiiita!” cuando le llaman. Ah no, que es mudito. Y tampoco sabemos si es bueno, malo, traidor, leal… Pero limpia que es un primor. ¿Puedo adoptar a un Santa para que me ayude con la casa? El pimpollo es el verdadero misterio del show: acabará la temporada, y seguiremos sin saber quien demonios es este friki de la limpieza que se comunica tecleando furioso en el móvil.
También integra de forma natural en la historia una pareja gay que se hace muy simpática. Bueno, simpática la minihistoria de cómo van dando pasos cautelosos, porque uno de ellos es cómplice atormentado de la asesina y el otro no tiene claro si a su compañero le va la carne, el pescado o es vegetariano…Por una vez, se agradece que no sea la historia romántica la de la pareja principal (y accesoriamente la pareja de secundarios chico-chica), sino una alternativa. No son «los artistas» de la galería de personajes, ni los «supersensibles» del show, ni van soltando las plumas cual gallinas en muda, ni necesitan meterse en piscinas de purpurina…
Al otro lado del ring, tenemos a “K”, una adolescente con el mismo o mayor grado de chifladura, solo que en vez de matar marcianos online mata gente en la vida real. Una psicópata que sabe cómo utilizar su aspecto angelical para hacer de las suyas: manipular a la gente, bien para matarlos directamente, bien para que se tiren ellos solitos por la ventana, arreglándose para conseguir cómplices por el camino

.El personaje es tan complejo y está tan bien desarrollado que nuestra atracción/repulsa por ella va dando bandazos. Tan pronto pasa algo para que le tengamos penita, como nos da con la compasión en las narices y saca una arista que nos hace pegar un salto. Lo dicho, un personaje al que nos encantará odiar/vigilar/explorar.

Pero ojito a la mamá del político, una fiera con aspècto de abuelita…

La actriz principal, Lee Young-Ae, no tiene reparos en meterse en un papel que la deja hecha unos zorros cada vez que pasa por Vestuario y Peluquería. Por cierto, la dama se casó en secreto en su día y mantiene escondido a su marido y a sus hijos. Será que no tiene ganas de aguantar la metomentoda prensa del espectáculo y el cotilleo visceral. Kim Hye Joon, la sibilina perversa polimorfa, lo borda en un papel que fácilmente podía caer en el ridículo. Todos los demás siguen el juego con desenfado. Pero es en el apartado técnico donde mas he disfrutado la serie: llena de recursos cinematográficos, juegos de cámaras, citas del lenguaje cinematográfico… ¿Quién dijo miedo?. Lo unico que se ha hecho cuesta arriba era que se ha etalonado con mucho azul y sobre todo muy oscuro, que no se ve demasiado bien en mi pantalla. Cachis.

Os cambio el comentario generalista por la BSO, que no está mal. Amplia, variada y muy garagera. Combina estupendamente con las cervezas y los bourbons que trasiega la protagonista
Una dulce imagen de una pareja que de dulce, nada de nada. Ella es la asesina y el conductor, el cómplice que la está rescatando de un crímen frustrado. El desaturado etalonaje la separa de las típicas imágenes de flou con reflejo y contraluz que se han puesto de moda desde hace años. Contrapicado para aislar a la pareja contra el cielo grisáceo, desenfoque para reducir la nitidez de los árboles silueteados y una camisa blanca para iluminar y delimitar la cara de ella. Hemos conservado detalles en las sombras en las caras, pero la ropa no es importante. Solo la raya blanca de la cazadora y el dibujo del casco nos dibujan un poco de volumen en la figura femenina. Tristeza y fracaso.

Publicado por directoraymas

Apasionada por la fotografía. Mas de 40 años viendo cine de todo tipo y últimamente decidida a hacer sus incursiones en el asunto. Viajera siempre que puede, pudo y podrá. En la mesa lo mismo puede haber una tortilla de patatas que un wok de verduras o una selección de mezzes... Con semejantes antecedentes, solo podía organizar un blog ecléctico entre la curiosidad y el desparpajo

Únete a la conversación

4 comentarios

  1. como intente verla mientras la emitían pues si, me perdía y al final la abandone sin saber quien acaba ganando en el juego que se llevan esas dos.

    Me gusta

  2. Mujeres investigando crímenes, pues me suena Vera,, la señora Fletcher, Los Angeles de charlie…vamos que seguimos en racha

    Me gusta

Dejar un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: