¡¡¡Quiero un Totoro!!!

Mi vecino Totoro: Para la entrada que coincide con Reyes, un regalito del menú “clásicos infantiles”. Una película que sabe a turrones, y chocolate, y roscón y mandarinas. Cuando se deja de tratar a los niños como si fueran imbéciles lobotomizados, y se emplea la misma o más inteligencia que en un buen film de adultos, salen GRANDES películas. Sólo con amor por la infancia y sus fantasías (no esos sucedáneos de “imaginación” que nos vende la mercadotecnia como tales) se puede hacer algo así de buenérrimo.

Esas niñas creciendo sin dejar de ver el mundo con ojos de pureza, que descubren en su casita seres maravillosos que las acompañan donde sus padres no pueden, y ese verano que a pesar de todo mereció la pena vivirlo.

Se ha dicho tantísimo sobre esta película que cualquier discurso suena a reciclado barato. Así que lo resuelvo en una frase: que la veáis, leñes, y si ya la conocíais la volvéis a ver.

¡Que mas quisiéramos muchos que los autobuses de línea fueran así!

Aparte del guion, dulce pero jamás empalagoso, una baza importante en la película es el dibujo y el color. Lógico, me diréis, es una película de dibujos animados. Pero a estas alturas ya he visto demasiados engendros en cine, tv y webtoons que ofrecen pobrísimo diseño, o directamente una estética feísta. Cosas que atentan contra el buen gusto como un disparo de la Gran Berta. Con la excusa de que a los niños les divierten los colores fuertes y que la imaginación bla, bla, bla… están llenándoles los ojos de horrores repugnantes. Así cómo demonios les van a educar el gusto estético, señor señor… Esa generación de gustos estragados no podrá apreciar el Arte y la Belleza, se quedará confinada (ahora, palabra de moda) en la basura repulsiva que le ofrezcan los mass media. Les engañarán con supuestos artistas y creadores a cuál más espeluznante, horrísono y deleznable, en una maniobra a grandísima escala que empezó intentando acercar la Cultura al gran público a través del Pop-art y ha acabado expulsándolos del Paraíso a causa de la inercia del populismo redentorista abanderado por mediocres y envidiosos.

Otro fotograma que es para babear. ¿Veis la diagonal? ¿y la combinación de colores? ¿el juego psicológico del adulto cuadriculado y gris (compensado con el libro y la ropa rojo oscuro en la esquina) y las niñas con flores de colores? ¿la ruptura de la serie con esa niña en el centro que crea un ritmo?

Porque esto es como la comida basura, si desarrollas el gusto mental de tu esquema sápido sobre fuertes sabores artificiales (proceso que ocurre en la infancia, cuando se formatea el cerebro), no podrás desengancharte de esos productos, y serás incapaz de encontrar la delectación de una comida sincera y con elementos naturales. Tendrás que esconderla con infames kétchups, plásticas mayonesas, saborizantes y colorantes falsarios, grasazas palmerianas o azúcar a espuertas cual carga de profundidad. Ay ay ay, expulsado para siempre de la verdad del pan de tahona, la desnuda menestra, el gazpacho sincero, el puchero tranquilo… aunque metas la cuchara en los mas delicados guisos, tu lengua será como la de los muertos, todo tendrá el sabor de las cenizas

Diagonales, diagonales por todas partes… esta vez dibujando un diamante

Pues esta delicadeza japonesa, como todas las de Studio Ghibli (スタジオジブリ, Sutajio Jiburi), es un bálsamo y vacuna contra la amenaza de los quemadores de neuronas. Si queréis tener niños sanos, expulsad la comida basura y el canal infantil de vuestra casa y ved con ellos estas películas.

El fotograma de estudiar: Tal cual un cuadro impresionista con esas manchas de color de los cultivos, un horizonte alto , ligero contrapicado para resaltar el motocarro descentrado sobre un cielo de malvas y rosados, el verde de la máquina con una figura humana vestida de rosa fuerte. Todos esos colores aparentemente en conflicto acaban armónicamente encajados por un buen contrapeso en sus proporciones. Esa relajada línea inclinada que dibuja el camino, una tira central de vegetación que acaba en la rueda, la perspectiva… Toda la imagen tiene un suave movimiento que acuna el impacto visual. Hala, Ya podéis ir a escupir a los desastres de los dibujos modernos.

Publicado por directoraymas

Apasionada por la fotografía. Mas de 40 años viendo cine de todo tipo y últimamente decidida a hacer sus incursiones en el asunto. Viajera siempre que puede, pudo y podrá. En la mesa lo mismo puede haber una tortilla de patatas que un wok de verduras o una selección de mezzes... Con semejantes antecedentes, solo podía organizar un blog ecléctico entre la curiosidad y el desparpajo

Participa en la conversación

2 comentarios

  1. la vi hace años y me sorprendio porque parecia un dibujo de esos animados tipo heidi pero luego su imagineria de seres mitologicos del bosque y su relacion con los niños me entretuvo pegado a la silla, buena pelicula para pasar un rato divertido

    Me gusta

  2. Crecí viendo los dibujos de la tele de entonces, nada que ver con los de ahora y tal vez por eso que dices en tu entrada el anime siempre me ha gustado, nada que ver cualquier sire de dibujos de entonces con lo de ahora, y eso que afortunadamente veo poco la tele.

    Me gusta

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: