Demonios vs. Katanas (y chicos guapos y tías macizas)

Garo (Golden Knight Garo).: Ni idea de cómo encontré en la red este j-drama y me animé a descargar los primeros capítulos. Sobre todo, porque si llego a leer que la serie original japonesa es de 2006 y lo que estaba ojeando era una reemisión de 2016, no la pillo ni de broma. Supongo que ver alguna imagen de los protagonistas con esa ropa fantástica me despertó la curiosidad y alguna señal hormonal silenciosa. La cosa es que empecé a verla sin tener ni repajolera idea de por dónde iban los tiros (bueno, los katanazos), y lo que al principio era una manera de rellenar los espacios de tiempo demasiado pequeños para encajar un capítulo de serie convencional (estos duran apenas 20 minutos escasitos) en cinco o seis días pasaron a placer culpable y viciosete. Como apurar el calorcito de las sábanas una mañana lluviosa de invierno, o dar mordisquitos al trozo de chocolate de la merienda durante la clase de matemáticas. Vamos, que entraba mi Paco al cuarto donde estaba yo enroscada con la manta, y al oír la musiquilla heroica levantaba una ceja y me preguntaba: ¿pero ya estas otra vez con el Garo ese? Y se acurrucaba pegado a mi lado y hacía la ola también cuando salía algún bichejo horroroso. Porque la serie va de eso, de una realidad infiltrada en la nuestra donde la Orden Makai (Caballeros, Sacerdotes y Sacerdotisas) lleva siglos combatiendo a los Horrors, trasunto de los abominables, innombrables, indescriptibles y tal y tal y tal… de los relatos de Lovecraft, y que serían una versión remozada de los yokais (sobre todo los de los primeros capítulos, del tamaño de un ser humano) cruzados con los demonios Oni

Qué feos y pesadicos son los Horrors… siglos luchando contra ellos y no se acaban nunca…

Para escribir esta entrada, pensé en pedir ayuda a la hija de mi vecina, que con sus ocho añitos es experta en animes, pero temí que me echara una mirada de reojo y pusiera cara de “pero qué rayos me cuenta esta loca, si no va a entender nada”, así que tuve que ponerme a investigar por mi cuenta. Descubrí que es una serie que entra en la categoría de las tokusatsu, películas o series de televisión de acción real (real action) en las que se hace un uso intensivo de efectos especiales. Menos mal que no leí primero la parte de la asimilación con la cosa aquella de los Power Rangers que emitieron hace años, porque hubiera salido pitando de la página de descargas y me hubiera dejado la joyita, perdiéndome la parte de que se dirigía hacia los adultos mayores y adolescentes -incluyendo violencia gráfica, desnudos, y temas maduros-, por ello vendido como un “Híper Drama de Acción de Medianoche” (“Hyper Midnight Action Drama”). La verdad es que, visto ahora, los asuntos “de adultos” resultan de un naif divertido. Anda que… Lo mas probable es que en nuestra sociedad pitiminí, sufriría la censura moralinicursi por “machista y violenta”, demostrando que los censores no se habían enterado de la misa a la media. Que si la protagonista (Mitsuki Kaoru, interpretada por Mika Hijii) es doncella en apuros y no “una mujer empoderada”… a ver, normal, si tu eres una veinteañera dedicada a la pintura y no has empuñado nada más afilado que una espátula, a ver cómo vas a defenderte de unos seres espeluznantes que se comen gente como el que zampa palomitas… si hasta para derrotarlos tienen que llegar los caballeros, que desde los cinco añitos están entrenando con armas, tienen objetos y ropa mágica, y al final siempre acaban invocando a la armadura milagrosa (y sus implementos conseguidos subiendo niveles, 100 Horrors cortados, caballito para el nene, señores sigan jugando), . O a veces sólo un caballero no puede con el bichejo y tiene que buscar ayuda y ya entre varios como que es más llevadero

Sacerdotisa Makai dedicada a sus femeninas labores.

Ojito porque lo de GARO no es un mote al azar, sino un honorífico de “supercaballero“ que pasa de padres a hijos, y la armadura dorada del lote también es modelo extra Deluxe. Y a lo que se ve, pasa también en la familia lo del ceño fruncido y genio impasible. Por lo visto el caballero pelirrojo ha heredado las maneras de pitufo gruñón de su padre (además del título y la armadura), según cuenta una anciana sacerdotisa. Que va el colega con su flequillo taheño confesando aquí y allá su amor desesperado por la protagonista (por la cual se juega la vida continuamente) pero es incapaz de decírselo a la cara a ella. Ni de achucharla como toca. Ya digo, antes veremos a las diablesas, izas y rabizas humanas enseñar pechuga y bisectriz que un tierno piquito entre los enamorados. Supongo que tan pavos, tan pavos, no serán para hacer abstinencia cuaresmal durante dos temporadas y dos películas “de noviazgo”… que viven en la misma casa, están loquitos el uno por el otro y todos los días el del abrigo blanco sale a la calle a jugarse el pescuezo luchando para defender a la Humanidad. Por mucho que el chico sea claramente (DSM-V en la mano) un caso de Síndrome de Estrés Postraumático (con lo que ha pasado, imposible ser “normal”), y hasta su novia reconozca que “al final, tan antisocial como siempre”, la mente humana, ante el peligro mortal, reacciona explosivamente despertando el mecanismo de testosterona y oxitocina. Si sumamos que en la cultura japonesa tradicional (y estos caballeros son anticuados para muchas cosas) no había tantos frenos sociales ante el sexo (aunque sí para las demostraciones públicas de afecto), apostaría que en cuanto han resuelto algunos asuntillos molestos, la parejita se ha metido en el dormitorio, ha puesto el cartel de “no molestar” y han ojeado juntos algún libro de Shunga, las “láminas de primavera” que solían tener en la mesilla de noche quienes podían permitirse el precio. Acostumbrada a sobreentender lo poco o nada que cuenta el mozo, seguro que la pintora, al oír lo de “tengo que irme un rato, cuando vuelva cumpliré la promesa que te hice” que le suelta muy serio su enamorado caballero a una de estas, ha interpretado sin problemas que en realidad el mensaje es “cuando vuelva de la aventura que toca ahora, te voy a llevar a la habitación, te pondré mirando a Kyoto y en quince días, ni sellar Puertas ni cazar Horrors, que venga el retén de guardia que yo no ficho”

Los caballeros y sus armaduras… El prota con el colega Zero, que son como Zipi y Zape

En la primera temporada, los caballeros son espigados donceles veinteañeros que exhiben su juventud alborozada y vibrante como las flores del cerezo, bien sea en el reposo, bien sea en el combate (excelentes escenas de lucha, aviso, con volatines y todo, para disfrutarlas). Según avanza la historia y se fueron grabando nuevas entregas, los mocitos gentiles maduran en gentileshombres bien plantados, con sus anchos hombros, caras cuadradas y cuerpos de músculos compactos (en algunos casos hasta suaves barriguitas que resultan ¡ay! tiernas como manzanas de granero). A alguno…ahem, ahem… debieron arreglarle el chaquetón en la sastra para que pudiera volver a ponérselo… da igual, como espléndida flor recién brotada o como dulce fruto carnoso, todos son delectables

En los capítulos de la segunda mitad de la primera temporada, es descarado cómo han saqueado a fondo la imaginería de Giger y Moebius… Y guiñoguiñoguiño para el mundillo steampunk

De todas las ramas de la franquicia (que se dispersa por la saga del hijo, los amigos, un señor que pasará por allí dentro de 200 años y yo que sé cuantas variantes) , yo me he plantado en la del personaje original, Saejima Kouga (interpretado por Ryosei Konishi, que también ha trabajado mucho en el teatro y en un capítulo incluso hacen pitorreo con ello sutilmente), y ya vale. Dos temporadas (Capítulo del Lobo Negro y Makai Senki, remonta en la segunda tanto en los guiones como en los CGI y los medios técnicos, aunque la primera sigue teniendo buenas escenas de lucha acrobática), tres películas (Red Requiem, Demon Dragon of Blue Cries, Moonbow Traveller) una miniwebserie y una serie spinoff (Makai Flower) con algunos de los personajes secundarios de la franquicia

GARO and the Wailing Dragon es la película mas alucinógena de todas, con una estética psicodélica y delirante que en el 2013 ya quedaba desfasada.. pero que le vamos a hacer, le queremos igual…

¿Y qué modelo tienen estos paladines? pues evidentemente, el grupo guerrero de los samuráis, que para eso son también japoneses. No solo copian los armamentos (incluidas katanas matademonios con solera) , parte del estilismo y las tácticas, sino que su código ético está claramente calcado del Bushido (Bu-Shi: caballeros combatientes). Para documentarme, he usado el libro de Inazo Nitobe ( 1862-1933) Bushido: el espíritu de Japón (1900). Esta obra, olvidada tras su primer estreno (que impactó muchísimo más fuera de Japón que dentro, normal, es un libro divulgativo escrito para el público occidental), volvió a ponerse de moda con el revival del orientalismo de los años 60 y el interés por gente como el escritor Yukio Mishima. Inazo era un convencido pacifista, internacionalista y cristiano, y su alabanza del Bushido pasa no solo por la exégesis de sus principios, sino por la aceptación de su desaparición en su formato clásico aristocrático en un mundo moderno (El entorno y régimen que daba sentido a la existencia de los samuráis desaparece en 1870 -fin oficial del feudalismo- y en 1875 se decreta la prohibición de llevar armas, llevado a la desaparición del espíritu del guerrero, puesto que la espada es el alma del samurái), y la necesidad de su reencarnación en una evolución mas adaptada a los tiempos. El Bushido, el “camino del guerrero”, vendría a ser una reelaboración o condensación de ideas que flotaban en el aire y códigos de conducta previos asociados a una élite guerrera y una nobleza combativa (por algo surge en una época de inestabilidad social y beligerancia, donde los señores de la guerra en muchas ocasiones se comportaban mas como mercenarios de lealtades cambiantes o inexistentes, ni siquiera a su propia palabra). El código original del s. X, basado en actos de violencia y honor en el combate (o dicho en román paladino, a ver quien era más bruto peleándose), se redefine a partir del s. XVII, añadiendo, sobre la lealtad al Daimio -el señor feudal- y el sacrificio, una base de conceptos confucianos, la legitimidad y el refinamiento cultural: el samurái, al estar al servicio del su señor y del pueblo, ejerce de espejo de integridad moral y defensa de la paz. Así pues, el Bushido se concreta en esta reelaboración en siete virtudes: rectitud, coraje, benevolencia, cortesía, sinceridad, honor y lealtad

TACHANNNNNNNN. GAROOOOOOOO

De sus fuentes éticas, el budismo aporta estoicismo, serena confianza, desprecio por la vida y tranquilidad; el sintoísmo (la religión mas antigua y de origen japonés), la pasividad, la piedad filial, la bondad innata y la pureza del alma humana; el confucianismo, la compasión por los seres humanos, el orden de las cosas y la lista de deberes que cada uno debe sumir en razón de su sitio en la sociedad determinado por su nacimiento

No solo los hombres en edad de combatir se regían por este código, sino todas sus familias. La educación similar a la espartana de los niños estaba dirigida a fortalecerlos en cuerpo y alma (ahem… no es lo único en lo que coinciden con los antiguos griegos… pero en eso el Bushido ya no pintaba nada, era cuestión social). Las mujeres eran entrenadas en los mismos valores que los hombres, aunque se reservaban para su trabajo en el hogar y en la crianza de los hijos y para apoyar a sus parejas (aunque también podían ser combatientes de primera línea, cual sacerdotisas Makai), y a ellas sí se les exigía castidad (no así a los hombres, que tenían muy clara la diferencia entre la esposa con la cual tener hijos y la concubina con la cual divertirte -porque el Ukiyo, el “mundo flotante” hedonista de prostitutas y jugadores para el desahogo físico les está prohibida… en teoría-). ¡Que salgas de ahí, infeliz, que se te van a comer crudo!

El sentido y espíritu del Bushido como “alma nacional” fue recuperado en su tierra natal en los años 40 con la ola imperialista y nacionalista (sobre todo en sus aspectos militaristas furibundos). Después de la paliza de la IIGM, junto con la enseñanza y práctica de las artes marciales, es prohibido en Japón, y posteriormente recuperado en los años 80 como filosofía de uso general en la población (lo que hubiera espantado a los samuráis originales, horrorizados de ver sus valores y medios de vida copiados por gente corriente y aun mas denigrante ¡por comerciantes!). El Bushido en su nueva reencarnación se presenta como la moral o temple del pueblo japonés (quizás mas teórica que práctica)

Definitivamente, la novia es mejor ilustradora que pintora. Porque los dibujos de los libros molan, pero el cuadrito con el que se conocen… ufffffssss

¿Y que se puede rastrear de toda esta filosofía en el j-drama de la entrada? pues bastate, y sobre todo se aprecia cómo el sustento ético de los protagonistas se basa en la idea de Nitobe del Bushido adaptado a los nuevos tiempos y evolucionado sobre la idea del amor o fraternidad universal. La lealtad al Daimio se transforma en la lealtad al Ser Humano, y su parte de militarismo ya obsoleto (afán de poder, gloria y apoteosis del cerebro reptiliano) es sustituido por la capacidad de amar a los demás (la familia, los amigos…); el que lucha lo hace por todos los que no pueden defenderse (incluidas esas parejas cuyo amor por el caballero es la última línea de defensa). Por eso, aunque en un capítulo le acusan de no ser mejor que los Horrors y que todo lo hace movido por el ansia de lucha, los caballeros son distintos y mejores que los espantos que combaten, ya que la lucha no es un fin, sino el medio para proteger a los que son amados.

Queridos varones que seguís el blog: NO LE COPIEIS EL METODO DE LIGUE. Esaborío, que es un esaborío

Otro rasgo que se encuentra en el j-drama es el Bushi no Nasaké: la ternura del guerrero (que no es débil ni injusta, no confundir con la ñoñez). Un hombre benévolo siempre tiene en cuenta a los que sufren y los tristes, y espera encontrar una chispa de bondad y causa de salvación y esperanza en el corazón del peor malvado, dándole la oportunidad de redimirse. Por eso la novia dice de Kouga que es “el mas bondadoso de los hombres”. Si, bondadoso si, pero mas sieso que un bocadillo de corchopán. Que vale, que ya sabemos que la virtud del estoicismo varonil incluye la falta de demostraciones de afecto en público incluso entre esposos locamente enamorados, pero es que estos dos ni siquiera solitos en medio del bosque se animan… bueno, al menos como el roce hace el cariño y poco a poco se va curando emocionalmente, el protagonista con el tiempo incluye en su (limitado) repertorio una sonrisilla de medio lado.

Ya están otros personajes para hacer demostración de otro principio del código, el que dictamina que la risa y el desenfado pueden ser un contrapeso del dolor y la ira, como ofrece el amigo Zero, lobo solitario que se niega a consolarse de su viudez, y asume la fatalidad con buena cara y a lo hecho, pecho

De las máximas de Saejima Kouga apuntamos también la referente a las armas: lo que hace al guerrero un defensor y no un carnicero no es su armadura (que es una herramienta de trabajo), ni la espada, sino el código del honor que le permite empuñarla sin vergüenza. De las pocas explicaciones que suelta en toda la saga, esta es de las mas extensas, porque normalmente sus frases no pasan de un “Hai” o una escueta puntualización

Castillos en el aire… ¡un dos tres, responda otra vez!

¿Porqué la recomiendo? pues porque a pesar de los CGI anticuados y cierto candor en la trama, sigue teniendo una estética sorprendente y elaborada (esas chaquetas y chaquetones de motorista maqueados me tienen fascinada); porque si bien los actores son flojos (o será el estilo de interpretación japonés, no es el primer personaje cuyo gesto característico es poner cara de susto y decir “ehhhhh???” cuando pasa algo raro), dado que las escenas de lucha las han rodado sin dobles (ellos y ellas), les cambio método interpretativo por destreza física; y porque de vez en cuando, arrearse una de monstruítos es muy relajante para la mente (y que caray, al llegar la primavera nos animan las aceras la sombra de los muchachos en flor)

Para la foto del análisis, hoy toca una escena de grupo. Con una paleta de colores muy neutra (casi monocroma) y el etalonaje desaturado, sombras y luces nos dibujan el equilibrio. La elección de un punto de cámara elevado separa las figuras del escenario (fondo indeseable) y las coloca contra el suelo, mucho mas adecuado parea la composición. Un doble círculo en el cual se distribuyen los personajes alternando la ropa para que se perfilen las figuras. Los dos vestidos de blanco están unidos por las manos, y la espada enlaza con el mayordomo un poco mas alejado del punto central, donde los tres actores se colocan en un triángulo que impide que se estorben los unos a los otros. Los dos tramos de escaleras conducen nuestra mirada a ese centro de interés. Y atentos a las bromitas que una fuente de luz no controlada puede producir en nuestra fotografía (por lo demás, muy bien iluminada con varios focos que rellenan y dan volumen, llenando el rango de sombras que crean las ropas blancas y negras): ese fluorescente con tonos magenta que nos rompe la gama a la izquierda. Si no hay manera de esconderlo o modificar su temperatura de color (o es un artefacto del revelado digital), la única manera de solucionarlo es trabajar con la manipulación de imágenes y correr la gama con una manipulación selectiva, dejando el punto de luz (que rellena un bloque negro) pero “limpiando” la aberración cromática

Publicado por directoraymas

Apasionada por la fotografía. Mas de 40 años viendo cine de todo tipo y últimamente decidida a hacer sus incursiones en el asunto. Viajera siempre que puede, pudo y podrá. En la mesa lo mismo puede haber una tortilla de patatas que un wok de verduras o una selección de mezzes... Con semejantes antecedentes, solo podía organizar un blog ecléctico entre la curiosidad y el desparpajo

Participa en la conversación

10 comentarios

  1. Pues a mi Garo me sonaba a salsa de pescado pero más buen era un refrito de los caballeros del zodiaco y el coche fantástico con su anillo parlanchín. Para pasar un rato no muy largo.

    Me gusta

  2. Pues me ha picado el gusanillo, so re todo las descripciones pervertixillas que me haces
    Ponme una lista de títulos para empezar a buscarlo. Y muchas gracias, estoy deseando q aparezcan los nuevos comentarios, me lo paso muy bien 😜

    Me gusta

  3. he encontrado en un foro de internet (el de Tokuriders) el listado en orden cronológico de la saga de GARO hasta la de ahora. 1. Garo. Temporada 1. 25 episodios + 1 especial. 2005/2006.
    2. Garo Special: Byakuya no Maju (La bestia de la noche blanca). Un especial de dos partes. 2006.
    3. Garo: Red Requiem. Movie. 2010.
    4. Kiba Gaiden. V-Cinema. 2011.
    5. Garo: Makai Senki. Temporada 2. 24 episodios + 1 especial. 2011/2012.
    6. Garo: Soukoku no Maryu (El diabólico dragón de las lamentaciones). Movie. 2013.
    7. Garo Gaiden: Tougen no Fue (La flauta de Tougen). Movie. 2013.
    8. Garo: Yami o Terasu Mono (Aquel que brilla en la oscuridad). Temporada 3. Comienzo de la línea temporal de Ryuga. 25 episodios. 2013.
    9. Zero: Black Blood. Miniserie de 6 episodios. El bluray viene en formato de 2 movies. 2014.
    10. Garo: Makai no Hana (La Flor del Makai). Temporada 4. 25 episodios. 2014.
    11. Garo -Hono no Kokuin- (El sello tallado de las llamas). Primer animé. 24 episodios. 2014/2015. El bluray trae un episodio extra.
    12. Garo: Gold Storm Sho. Movie de la línea temporal de Ryuga. 2015.
    13. Garo: Gold Storm Sho. Temporada 5. Línea temporal de Ryuga. 23 episodios. 2015.
    14. Garo: Guren no Tsuki (Luna Carmesí). Segundo animé. 2015/2016. 23 episodios (oficialmente 24, porque incluyen el talk show). Hay un episodio extra en el bluray.
    15. Bikuu – La película. Movie. 2015.
    16. Garo: Makai Retsuden (Crónicas del Makai). 2016. 12 episodios + especial Ashura.
    17. Garo: Divine Flame. 2016. Movie del animé Honoo no Kokuin.
    18. Zero: Dragon Blood. 2017. 13 episodios.
    19. Garo Vanishing Line. Tercer animé. 2017/18. 24 episodios.
    20. Garo: Kami no Kiba. Movie de la línea temporal de Ryuga. 2018.
    21. Kami no Kiba: Jinga. Temporada 6. 2018. 13 episodios. Spin-off de la línea temporal de Ryuga.
    22, Usuzumizakura -Garo-. 2018. Movie del animé Guren no Tsuki.
    23, Garo: Gekkou no Tabibito (Bajo el arcoíris de la Luna). Movie de la línea temporal de Kouga/Raiga. Se estrenó el 4/10/2019

    En el foto metiendo la nariz en los álbumes de fotos tiene enlaces para descargar archivos

    Me gusta

    1. sailor moon es anime… no actores reales. De Anime, solo exquisiteces como Studios Ghibi (por cierto tengo la princesa mononoke en la lista de Pendientes para mi Paco, que se perdió muchas cosas cuando era joven)

      Me gusta

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: